La disciplina tiene que ver más con nosotros que con ellos

Por  Janet Lansbury

janetlansbury.com

 

El secreto para criar niños que generalmente cooperan con nuestras reglas y dirección tiene muy poco que ver con estrategias específicas o juegos de palabras como “No te voy a permitir” vs “No pegues”. Lo que importa más – y esencialmente hace que guiar a los niños sea posible – es la manera en la que percibimos a nuestros hijos y nuestra actitud general respecto a los límites y la disciplina.

La buena noticia es que una vez que estás percepciones están en función podemos cometer muchos errores y aun así casi nunca estaremos equivocados.

Trátalos como personas

Hace diecisiete años fui invitada a participar en una sesión introductoria en un seminario de paternidad dirigido por Mary Hartzel, autor del libro Parenting From the Inside Out y directora de un preescolar. Recuerdo poco sobre el discurso deMary, excepto que estaba de acuerdo con su planteamiento. Lo que recuerdo vívidamente es que cuando llegó el tiempo de preguntas y respuestas fue como si una presa se hubiera roto, un torrente de preguntas surgió de la audiencia y todas ellas empezaban con: ¿Cómo hago que mi hijo….?

Los padres querían hacer que sus preescolares se cepillaran los dientes, recogieran sus juguetes, aprendieran a ir al baño, se fueran del parque o dejaran de pegar, empujar, morder, escupir, etc. Fue claro que por el tono de sus preguntas, especialmente por el uso de las palabras “hacer que”, que muchos de los padres tomaron un mal camino. Estaban viendo estos problemas con una actitud de “nosotros y ellos” en lugar de tener una perspectiva de trabajo en equipo. Estaba buscando soluciones rápidas, trucos y tácticas de manipulación en lugar de crear una relación persona a persona, amable y de respeto mutuo que hace la disciplina (y cualquier otro aspecto de la paternidad) mucho más simple y más satisfactorio.

Los bebés son personas sensibles y conscientes desde el momento en que nacen, listos para empezar una relación honesta y comunicativa. A través de nuestra relación respetuosa con ellos, los niños de todas las edades están mucho más inclinados a escuchar y cooperar.

Por otro lado, tratar de “hacer que” las personas en nuestra vida hagan las cosas que queremos hacer raramente funciona más de una o dos veces, y no hace que mejore la relación entre ellos y nosotros, ni les estamos enseñando nada. Presentarnos a nosotros mismos como el líder gentil que guía, modela, demuestra, ayuda a nuestros niños a comportarse adecuadamente es la guía para la disciplina.

Redefine el tiempo de calidad

La forma en que yo lo veo, los padres debemos usar dos sombreros: uno de fiesta y uno profesional. Cuando estamos de fiesta disfrutamos a nuestros hijos, nos sentimos conectados, amados y contentos. Es fácil reconocer esto como tiempo de calidad.

Usar el sombrero profesional no es tan divertido, pero tampoco debe ser tan intenso. Yo les pido a los padres con los que trabajo que reimaginen el tiempo de calidad para incluir esos momentos en los que estamos tranquila y firmemente enfrentando la resistencia de nuestro hijo para ir a la cama, previniendo firmemente que le pegue al perro, o pacientemente cuidando a nuestro hijo en situaciones donde ha colapsado y perdido el control de sus emociones para que puedan expresarlas de manera segura en nuestra presencia.

¿Colapsos y establecimiento de límites son tiempo de calidad? ¿Qué? Ya sé que esto suena contrario a la lógica, pero desde la perspectiva de nuestro hijo, tengan la certeza de que esto es cierto.

Las veces en las que debemos usar nuestro sobrero profesional son tal vez los momentos más preciados y de mayor tiempo de calidad, porque los niños necesitan nuestro liderazgo empático más de lo que necesitan que seamos sus compañeros de juego o sus más grandes fans. Creo firmemente que nuestros hijos se dan cuenta de qué tan difícil es para nosotros usar este sombrero con gracia, y probarán nuestros límites para ver si pueden tirarnos el sombrero.

Acoger la idea de que este tiempo “profesional” también es tiempo de calidad es especialmente crucial para padres que trabajan, o para aquellos con más de un hijo o con padres que por alguna razón no tienen tanto tiempo para pasar con sus hijos como ellos quisieran, ya sea de manera rutinaria o solo en un día en particular.

Claro que todos preferiríamos pasar el poco tiempo que tenemos juntos estando contentos, pero la mayor parte de las veces esa no es la dinámica que nuestros hijos necesitan de nosotros. Necesitan ser capaces de quejarse, resistirse, zapatear fuerte, llorar, expresar sus sentimientos, con la confianza de que tienen nuestra aceptación y reconocimiento. Necesitan saber que tienen un líder que les ayudará a cumplir las reglas y los límites y que no será intimidado por su descontento o desacuerdo.

Necesitan padres que sean líderes capaces (tan capaces que de hecho lo hagan parecer fácil), no solo en los buenos tiempos, personas que ellos puedan sentir en lo más profundo de su ser que tienen sus intereses, salud y carácter como prioridad.

Una de mis mayores inspiraciones como un educador es crear un cambio en nuestra percepción sobre disciplina, fronteras y límites – ayudar a transformar esto de negativo a positivo. Cuando las fronteras y los límites son ofrecidos en un contexto no punitivo con empatía y respeto, son regalos de los que nos debemos sentir orgullosos, una de las más grandes formas de amor. Una vez que esto se reconoce, estoy convencida de que los padres y los niños lucharán mucho menos y se disfrutarán mutuamente mucho más.

Janet Lansbury

One thought on “La disciplina tiene que ver más con nosotros que con ellos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s